BUQUE MAERSK DALI COLISIONA CON PUENTE EN BALTIMORE; ERA OPERADO POR SYNERGY GROUP

1 abril, 2024

El puente de más de dos kilómetros de largo es parte de la ruta I-605 que conecta Nueva York con Washington.

Este 26 de marzo aproximadamente a la 1:30 horas, el buque Dali de Maersk colisionó contra el puente Francis Scott Key, que conecta el puerto de Baltimore y es clave para la dinámica de este punto logístico en la costa Este de los Estados Unidos.

En tanto, Synergy Group a través de un comunicado ha informado que no se ha determinado la causa exacta del incidente, “Se notificó a la Guardia Costera de Estados Unidos y a los funcionarios locales, y los propietarios y administradores están cooperando plenamente con las agencias gubernamentales federales y estatales según un plan aprobado”, precisó el documento.

Gail señaló que 1,3 millones de camiones cruzan el puente cada año: 3.600 por día. Los camiones que transportan materiales peligrosos ahora tendrán que hacer 30 millas de desvíos alrededor de Baltimore porque tienen prohibido usar los túneles de la ciudad, dijo, lo que aumentará los retrasos y los costos del combustible.

“En términos de tiempo, nos va a perjudicar mucho”, dijo Russell Brehm, gerente de la terminal en Baltimore de Lee Transport, que transporta materiales peligrosos como productos petrolíferos y químicos. La pérdida del puente duplicará a dos horas el tiempo que le toma a Lee llevar cargas desde su terminal en Curtis Bay de Baltimore hasta la estación de gasolina BJ’s en el vecindario costero de Canton, estimó.

“No es sólo el puerto de Baltimore el que se verá afectado”, dijo.

Petersen estaba trabajando con su equipo el martes para desviar alrededor de 800 contenedores de envío que actualmente se dirigen al Puerto de Baltimore. Flexport tenía dos contenedores a bordo del Dali; uno estaba lleno con un parque infantil donado con destino a Zambia.

“Es una lucha porque cada uno de esos contenedores tiene ahora un nuevo viaje para pasar por la aduana. Tienes que conseguir un camión diferente para recogerlo en un puerto diferente. Crea una gran cantidad de trabajo posterior”, dijo.

Petersen dijo que los ataques a buques de carga en el Mar Rojo ya obligaron al tráfico a alejarse del Canal de Suez y aumentaron la congestión en el Canal de Panamá. A medida que los importadores estadounidenses se trasladan cada vez más a los puertos de la costa oeste, que a su vez pueden experimentar sus propios atascos, “se genera este círculo vicioso de retroalimentación”, dijo.

El uso de camiones como alternativa al envío de mercancías también provocará atascos de tráfico en las carreteras estadounidenses, predijo Petersen. “El corredor I-95 de la costa este va a ser un verdadero desastre”, afirmó.

Aún así, Levine cree que es poco probable que el colapso del puente tenga un gran impacto en el comercio mundial, ciertamente nada comparable a las perturbaciones causadas por la pandemia de COVID-19. En primer lugar, Baltimore no es un puerto importante para buques portacontenedores. Y en segundo lugar, el tráfico marítimo procedente de Asia se encuentra en la pausa anual que sigue a las vacaciones del Año Nuevo Lunar en China.

Si bien los envíos se adelantan para salir antes de las vacaciones de principios de febrero, el período posterior “es la temporada baja para el transporte marítimo”, dijo.

Sin embargo, es probable que el colapso del puente tenga un impacto enorme en la economía regional alrededor de Baltimore y en las empresas que dependen de los envíos de acero y automóviles que pasan por el puerto.

Categorizado en:

El artículo escrito por TL Pacífico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *