Priorizan EU las navieras

26 octubre, 2021

Ante la escasez de contenedores, las empresas navieras enfocan sus servicios en rutas que tienen como destino Estados Unidos y los envíos a México se retrasan.

Con los cuellos de botella en logística debido al cierre de fronteras y su posterior reapertura, la demanda de contenedores se disparó y con esto los precios.

En traslados China-México, el costo pasó de entre mil 500 y mil 800 dólares a un rango de 12 mil a 12 mil 700 dólares, según TL Pacífico, empresa especializada en movimiento de contenedores.

Pero los traslados a EU alcanzan los 25 mil dólares por contenedor, lo que provoca que esta ruta sea más atractiva y se le dé prioridad en la asignación de contenedores, retrasando otros trayectos.

“Ahorita hay una situación en que las navieras dan preferencia a EU porque está pagando 25 mil dólares por contenedor.

“Cuando hay insuficiencia de contenedores, las navieras asignan todo lo que pueden a EU y nosotros nos quedamos con lo poco que queda disponible”, informó Jorge Cielak, fundador de Avera, dedicada a la venta de electrodomésticos.

En el mundo hay mercados con una actividad mayor en exportaciones, como EU, debido a que es más fácil que el contenedor salga con el envío de algún producto y regrese a su primer punto de salida, tiene más dinamismo, explicó Gregorio Vázquez, director comercial de Drip Capital México.

Además de la mayor tarifa, a los cargamentos a EU se les da preferencia por el poder político de las grandes empresas de ese país y se busca no desestabilizar su economía, pues podría repercutir en otras naciones, argumentó Jaime Vélez, director ejecutivo de TL Pacífico.

Incluso, en medio del alza de precios para algunas empresas estadounidenses la tarifa conocida como “named account”, que es sólo para compañías que manejan grandes volúmenes y se comprometen a hacerlo en un periodo de tiempo determinado, expuso Vélez.

En estos casos el precio oscila entre 17 mil y 20 mil dólares por contenedor, dependiendo del volumen y negociación a la que se comprometa la empresa, detalló Vélez.

Maersk México lanzó en agosto el servicio Less-than-Container Load (LCL), en la ruta China-México, donde los envíos marítimos que no ocupan un contenedor se pueden mandar con los de otros clientes y tener un costo menor en comparación con el transporte aéreo o con el Full Container Load (FCL), en el cual no se comparte espacio.

Antes de la pandemia, las empresas tenían que esperar una semana para que saliera su carga. Ahora tardan tres semanas, dijo Vélez.

Pese a esas tarifas, no siempre hay contenedores disponibles y se avisa el mismo día si se pudo cargar o no, lo que provoca una mayor incertidumbre de la cadena de suministro, detalló Cielak.

“Y eso (altos precios) ni si quiera asegura que cargarán la mercancía; no sólo es por mucho lo que hemos pagado, sino que antes pagar tarifas caras significaba que 100 por ciento seguro cargabas”, afirmó Cielak.

La planeación de la cadena antes era de 75 días, desde que empieza la producción y llega a México, ahora en algunos casos se llevan seis meses, resaltó Cielak

“Para nosotros la planeación de cadenas de suministro cada vez se vuelve un reto más fuerte, pero el tenerlo bien desarrollado se puede volver una ventaja competitiva.

“El reto sobre todo es ¿cómo planeas sobre tanto tiempo al futuro dependiendo de cómo van a ser las ventas? Entonces nosotros nos estamos enfocando en tener mucho producto disponible”, expuso Cielak.

Fuente: Reforma

Categorizado en:

El artículo escrito por TL Pacífico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *